Hace algún tiempo recibí uno de los tantos “forwards” que a diario nos envían.  La verdad, a veces no dan ni ganas de leerlos porque la gente manda cada tontada… es ahí cuando empleo mi famoso dicho: qué gente! jajaja😀 sin embargo, en esa oportunidad me dio curiosidad leer ese forward que llevaba el título de este post: “Las piedras grandes primero”. 

Creo que hice muy bien al leerlo, ya que me gustó muchísimo el mensaje que nos deja y además me hizo reflexionar sobre muchas cosas en mi vida en esa oportunidad.

El día de hoy lo volví a leer y decidí compartirlo con todos ustedes para que, al igual que yo, puedan meditar y aplicar a sus vidas la enseñanza que se nos da en el mensaje.  Sin más preámbulos… aquí les va:

LAS PIEDRAS GRANDES PRIMERO

“Cierto día un motivador experto estaba dando una conferencia a un grupo de profesionales. Para dejar en claro un punto, utilizó un ejemplo que los profesionales jamás olvidarán. Parado frente al auditorio de gente muy exitosa dijo: Quisiera hacerles un pequeño examen. De debajo de la mesa sacó un jarrón de vidrio, de boca ancha y lo puso sobre la mesa, luego sacó una docena de rocas del tamaño de un puño y comenzó a colocarlas una por una dentro del jarrón.

Cuando el jarrón estaba lleno hasta el tope y no podía colocar las rocas, preguntó al auditorio: ¿Está lleno este jarrón? Todos los asistentes dijeron Sí… Entonces dijo: Están seguros? … Sí! respondió la audiencia.
Entonces de debajo de la mesa sacó un balde con piedras mas pequeñas, las comenzó a colocar una por una en el jarrón hasta que quedaron bien acomodadas luego de una pequeña sacudida del jarrón en los huecos dejados por las piedras grandes. Cuando había hecho esto preguntó una vez más: ¿Está lleno este jarrón? Esta vez el auditorio supo lo que vendría y uno de los asistentes respondió en voz alta: Probablemente no.

Muy bien! contestó el expositor y de debajo de la mesa sacó un balde con arena y comenzó a echarlo en el jarrón hasta que la arena se acomodó entre las piedras grandes y pequeñas. Una vez más el expositor preguntó: ¿Está lleno este jarrón? Esta vez varias personas respondieron a coro: No!

Muy bien! contestó el expositor y una vez más sacó de debajo de la mesa otro jarrón con agua. Comenzó a echar el agua al jarrón que contenía las piedras grandes y pequeñas y arena, hasta que estuviera lleno.

Cuando terminó miró al auditorio y una vez mas preguntó: ¿Está lleno el jarrón? A lo que todo el mundo respondió: Sí.
¿Cuál creen que es la enseñanza de esta demostración? Uno de los espectadores levantó la mano y dijo: La enseñanza es que no importa que tan lleno esté tu horario, si lo intentas siempre podrás incluir más cosas.

No! Esa no es la enseñanza. Replicó el expositor. La verdad es que esta demostración nos enseña lo siguiente:
Si no pones las piedras grandes PRIMERO, no podrás ponerlas en ningún otro momento.

¿Cuáles son las piedras grandes en tu vida? ¿Dios? ¿Tu familia? ¿Tus amigos? ¿Tu fe? ¿Tu trabajo o tu estudio? ¿Un proyecto que tu deseas hacer funcionar? ¿?…  Recuerda poner estas piedras grandes primero o luego no encontrarás lugar para ellas”.

Y tú… ¿ya identificaste cuáles son las piedras grandes en tu vida? corre a ponerlas primero en tu jarrón!

QDLB!!🙂